Siempre antes de realizar un cambio grande hay que mirar las ventajas y desventajas del mismo y más cuando estos cambios se van a realizar en el baño, uno de los lugares más personales del hogar, por eso, desde Ducha Confort, te contamos por qué deberías de cambiarte a los platos de ducha.

Cuando hablamos del cambio de bañera a plato de ducha solo nos fijamos en el ahorro de espacio y agua, este último es muy importante a nivel ecológico, ya que en la actualidad hay que ser consciente del deber de cuidar del medioambiente. Obviamente tener más espacio en el baño es un lujo pero no es el único lujo que ofrecen los platos de ducha.

Ventajas de los platos de ducha

Hay una gran variedad de platos de ducha y cada uno ofrece una ventaja diferente, además de las que ya tienen de por sí. Para facilitar el cambio de bañera a plato de ducha vamos a hablar de las ventajas de cada tipo de plato de ducha que hay en el mercado.

En DuchaConfort siempre te podemos aconsejar a la hora de elegir pero preferimos que usted mismo elija lo más idóneo para el baño de su hogar y más se adapte a sus necesidades.

Platos de ducha de porcelana

Comenzaremos con los platos de ducha de porcelana, la porcelana es el material más conocido y usado para la infraestructura de los baños. En la actualidad ya no es tan común por la aparición de otros materiales en el mercado. Sus ventajas son la larga duración de los elementos con una media de 20-30 años útiles, una limpieza sencilla y fácil, una estética homogénea con el resto del baño, y por último, el precio bastante económico.

Plato de ducha de resina

También el cambio de bañera a plato de ducha puede ser a plato de ducha de resina, a día de hoy son los más comunes entre los usuarios que reforman su baño. La combinación de resinas y mármoles presenta un aspecto que imita a la pizarra, además son platos muy planos y los puedes encontrar en diferentes tonalidades y texturas. Los platos de ducha de resina dan un estilo moderno y minimalista, perfectamente adaptable a la estética de las nuevas viviendas. Sus ventajas son la fabricación a medida, calidez, antideslizante, está a nivel de suelo, fácil limpieza, impermeable y antibactericidas, y además con precios asequibles.

Plato de ducha acrílico

Otro tipo de plato de ducha son los acrílicos, los cuales se llaman así por la capa acrílica superior que mejora el filtrado de agua y en su interior pueden estar rellenos de fibra de vidrio o de espuma de poliuretano. Las ventajas de estos tipos de platos son su sencilla instalación, su mayor adherencia y sensación de calidez.

Platos de ducha personalizado

Para finalizar la enumeración, hay que hacer mención a los platos de ducha de obra, es decir, personalizados. Puede que no quieras un plato prefabricado y prefieras un plato de ducha más personal, para que tu baño sea único y especial. Dentro de esta categoría existen dos tipos de platos, los gresite y de mármol. Los platos de ducha de gresite permiten moldear las piezas a las pendientes y cañas de la sobreelevación de las paredes del plato de ducha de obra. Los de mármol dan un aspecto más natural pero requieren un tratamiento de resina antihumedad y bactericida, ya que se trata de piedra natural y tiende a absorber el agua.

En resumen, las ventajas de un cambio de bañera a plato de ducha son la fácil limpieza y el ahorro tanto en espacio como en dinero, recuperando la inversión previa a la reforma.

En Ducha Confort te ofrecemos calidad e innovación en el cambio de bañera a plato de ducha, ¡consúltanos!